viernes, 26 de septiembre de 2014

Biff à la Lindström con chutney de remolacha




Mi querido verano parece difuminarse estos días. Se acaban las cervecitas y las charlas en las terracitas. Y quien dice terracitas dice la sencilla terraza de un bar de barrio en la que es posible olvidar por unas horas que uno no está de vacaciones, aunque sea agosto.
En Mallorca septiembre es como una revolución en tierra y mar. Se abre la veda de los raors –o loritos, galanes…- que nos chiflan bien fritos; llegan las primeras llampugas -que cuando nadan en el caribe son unos bicharracos llamados dorados- que comemos acompañadas con pimientos rojos fritos con ajos y los que tienen almendros y algarrobos – y tienen cuidado de ellos- recogen los frutos… eso sin contar con la vendimia. Una verdadera gozada.
Como los campos en que crecen las alcaparras, cuyas plantas rastreras, que se encuentran también en entornos de costa, son caprichosas a la hora de su cultivo pero capaces de brotar en las juntas de las murallas de Palma o de una roca en una cala perdida.


Este plato lleva alcaparras, pero es más bien un homenaje a la remolacha, presente tanto en estas hamburguesas suecas como en el chutney y con la que participo en el Reto de Septiembre de Cocineros del Mundo en Google+en el apartado de Salado.


Para preparar esta receta he utilizado una señora remolacha que pesaba 525g en crudo (una vez cocida pesó 485g), lo cual no está nada mal. Si os animáis a cocerla vosotros mismos como yo, no la peléis antes de hacerlo porque el exterior cogerá un color blanquecino nada atractivo y, además una vez hervida se pela en un santiamén.
De hecho, las patatas tampoco las pelo antes de hervir a no ser que tenga mucha prisa o vaya a comer un buen hervido.

 
El chutney
Para unos 2 botes medianos
440g de cebolla
400g de remolacha cocida y pelada
160ml +125ml de vinagre de manzana
230g de azúcar
1 rodaja de jengibre fresco (unos 5g) o 2 cucharaditas de jengibre en polvo
1 cucharadita de sal
2 clavos de olor

 
Picamos la cebolla en cubitos pequeños y la ponemos a cocer a fuego lento con 160ml de vinagre hasta que esté bien tiernita, lo cual nos llevará unos 20 minutos. Mejor si no tapamos la cazuela para que vaya evaporando el vinagre.
Añadimos la remolacha, que habremos cortado a cubitos, los otros 125ml de vinagre, el azúcar, los clavos de olor, la sal y la rodaja de jengibre. Dejamos cocer a fuego lento durante unos 40 minutos, también destapado.
Reservamos una taza para condimentar nuestros biff à la Lindström y el resto lo introducimos en tarros que habremos esterilizado hirviéndolos y los cerramos cuando aún esté caliente para que hagan el vacío.


Hamburguesas
Para 4 personas
250g de carne picada de vacuno
50g de remolacha cocida (unos 70g en crudo)
30g de cebolla
65g de patata hervida (una pequeña)
2 cucharadas de alcaparras
1 cucharadita de eneldo fresco picado
1 huevo
1 cucharadita de sal
Pimienta negra recién molida
½ taza de aceite de oliva virgen aproximadamente

 
Cortamos la remolacha a cubos pequeños, picamos la cebolla y aplastamos de forma basta la patata cocida para que queden tropezones. Lo disponemos todo en un lebrillo junto a la carne picada.
Añadimos el huevo, las dos cucharadas de alcaparras que picaremos un poco con el cuchillo, el eneldo fresco, la sal y la pimienta. Mezclamos hasta que quede todo bien ligado.


Ponemos el aceite en una sartén  (más o menos 1 cm) a fuego vivo y entretanto formamos las hamburguesas (unas 8 pequeñas).
Cuando esté bien caliente, justo antes de que comience a humear, introducimos las hamburguesas y freímos durante un minuto aproximadamente, lo justo para que se doren bien y las giramos.
Cuando hayan cogido tono, las sacamos y ponemos a escurrir el exceso de aceite.
Servimos bien calientes con el chutney de remolacha.

 

 

2 comentarios:

  1. Santo cielo que plato más interesante nos traes!
    A mí particularmente me gusta mucho poner verdura picada a las hamburguesas de carne, y suelo usar calabacín, zanahoria o puerros. Pero remolacha, no lo he hecho nunca y mira que vengo de participar con unas hamburguesas de remolacha (pero sin carne, porque las comimos con una vegetariana)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ya vi tus hamburguesas, ¡eso sí que es valiente...! a mi me gustan siempre con tomate, cebolla y perejil cortado micro, pero creo que probaré un día a hacerlas como el biff pero sin huevo y sin freírlas, pues creo que han de estar bien buenas.

      ¡Saludos!

      Eliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!