jueves, 3 de julio de 2014

Zanahorias asadas con hummus



Hacía muchos años que no viajaba a Estados Unidos y, como siempre, percibí la compasión de todo el mundo por su mala fama en cuanto a la comida se refiere, cuando yo, en realidad, no solo como bien, sino que descubro muchas cosas nuevas.
Pienso que el problema es que la gente confunde mala comida con malos hábitos, sí esos hábitos que de cada vez se ven más por aquí, y no son lo mismo.
Cuando aquí el aceite de oliva era solo eso, aceite, yo alucinaba cuando en los restaurantes americanos un camarero vertía ceremonialmente un chorrito de aceite de oliva vírgen –italiano, of course- sobre un platito invitando a hacer sopitas con un crujiente pan con higos (de esto debe hacer 20 años, imaginad el impacto que aún lo recuerdo)
En ese país donde se come taaaaaan mal, puedes entrar en Whole Foods, una cadena de supermercados ecológicos donde la sección de frutas y verduras te hace quedar sin aliento, pues a los productos más corrientes hay nopales, toda clase de patatas, como las moradas de Idaho (que preparé arrugadas con mojo), de pimientos y chiles e infinidad de germinados de los que no hemos oído ni hablar; o en Eataly otra cadena de productos gourmet de origen italiano en Flatiron en Nueva York City, donde comprar toda clase de productos italianos con la posibilidad de comer ahí mismo, si puedes, pues es un hervidero.
Porque si hay mucha gente que come fatal, también hay mucha que tiene devoción por los buenos productos y la buena comida. Si no fuera así ¿cómo se entienden colas de horas para comer el mejor croissant de la ciudad?
Nada más llegar a Palma ya he preparado uno de los platos que más me ha gustado del viaje, unas zanahorias asadas que tomé en County, un pequeño restaurante relativamente nuevo de NYC.


El chef las presentó con una creme fraiche con hierbas y semillas tostadas y, aunque  tradicionalmente se preparan con mantequilla, yo he preferido hacerlo con aceite de oliva con un toque de ajo y acompañarlas con hummus, pero por si solas están riquísimas tanto como guarnición como de plato principal (entonces doblar cantidad).



 

Para 4 personas
Las zanahorias asadas

8 zanahorias
1 diente de ajo grande
¼ de taza de aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta negra recién molida
Romero en polvo
1 cucharada de semillas de calabaza, girasol, lino, sésamo…

Precalentar el horno a 210⁰
Pelamos las zanahorias y las disponemos en un recipiente con el aceite de oliva, la sal, la pimienta y el ajo, que habremos pelado y machacado con el prensa ajos o el mortero, procurando que queden bien impregnadas.


Preparamos otro recipiente apto para el horno disponiendo una hoja de papel de horno. Colocamos las zanahorias , reservamos el aliño y tapamos el conjunto con papel de plata asegurándonos de que quede bien sellado, pues lo que queremos es que se cocinen con su propio vapor.
Horneamos durante 15 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos la bandeja del horno, retiramos el papel de plata. Pintamos con el aceite que hemos reservado por ambos lados de la zanahoria y volvemos a introducir en el horno, esta vez sin el papel de plata, ya que ahora lo que queremos es que se doren un poquito también.
Pasados otros 15 minutos, les damos la vuelta a las zanahorias para que se tuesten por ambos lados, y dejamos otros 15 minutos más.
Sentamos una sartén sobre fuego al mínimo con la cucharada del variado de semillas. Sacudimos la sartén de tanto en tanto y, cuando comiencen a estar tostaditas, retiramos del fuego y reservamos. Hemos de estar atentos porque se nos pueden quemar en un abrir y cerrar de ojos. Además,  no nos ha de extrañar que las semillas de sésamo comiencen a saltar como si fuera la noche de San Juan.

El hummus
1 taza de garbanzos cocidos (sin el jugo y lavados)
2 cucharadas de tahini
3 dientes de ajo pelados
El zumo de medio limón
¼ de taza de aceite de oliva virgen
Sal

Introducimos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batimos hasta que quede hecho un puré. Si queda muy espeso, podemos añadir un poco de agua tibia para conseguir una textura más suave.
Servimos las zanahorias con el hummus y espolvoreamos con las semillas tostadas.

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por visitar Un hervor!