viernes, 25 de julio de 2014

Sabor a mar y texturas, el juego que propone Macarena de Castro en el Jardín

 


Visitar el restaurante Jardín era una cuenta pendiente que tenía desde hace tiempo y por fin he podido saldarla gracias a la invitación de Macarena de Castro y desde luego que colmó mis expectativas.
Macarena ofrece un menú degustación compuesto por 11 platos que fluyeron sin que –cosa rara- no se me hiciera interminable, de hecho hubo platos que me hubiera gustado alargar un poco, como las Espardenyes al pil-pil, las Sardinas con tomate o el Queso en texturas. Con ello no quiero decir que fueran escuetos, sino que estaban tan buenos que me hubiera gustado retener el sabor durante un poco más de tiempo .



Una de las cosas que más me gustó de sus platos es que se presentan como una composición minimalista, austera, quedando claro el ingrediente protagonista tanto a la vista como al paladar, ni qué decir que vale la pena aceptar las sugerencias de Guillermo Lucas en cuanto al vino con que acompañar cada plato.
En plenos tiempos en que la denominación de los platos requiere de más tinta que el BOE, sobre la mesa a uno le presentan un bonito libro que viene a ser un homenaje a Mallorca y sus productos al que se adhiere con un sencillo clip la lista de la compra rubricada sobre un papel a cuadros. Sin más complicaciones… sin más pistas. ¡Me pareció excitante!

Empezamos inundando la boca con sabor a mar con una escupiña de Menorca con aceite texturizado y almendra tierna. El gusto yodado del hígado del salmonete que pintaba el Tartar de salmonete, me metió un poco más mar adentro –aunque encontré que la pincelada podría haber sido grado gotelé para redondear el plato- y un acierto incluir la piel crujiente.




Macarena dice: ‘en Sóller tienen la gamba roja… pues en Alcúdia tenemos las espardenyes (pepino de mar)’ y menudo platazo se saca de la chistera, al pilpil nada más y nada menos. Al probar la salsita entiendes por qué el plato del pan aparece justamente con este plato… Cocción perfecta de las espardenyes y un sabor de los que se clavan en la memoria.

¿Helado de sardina? Suena atrevido, casi una locura, pero estaba de buenísimo. Suave con toques leves de ahumado, perfecto con la gelatina de agua de tomate y los lomitos de sardina levemente braseado.


En cuanto a los postres, el Ginet te levanta y refresca el ánimo con un granizado de ginebra menorquina y melón, pero me quedo sin duda alguna con el helado de queso de cabra que forma parte del Queso en texturas y al que el Cream Mari Pepa (DO Jerez-Manzanilla de Sanlúcar) le viene como anillo al dedo.

Menú degustación Julio 2014
 
Aceite Solivellas texturizado con escupiñas y almendra tierna
Tartar de salmonete
Aguacate asado con pepino
Espardenyes (Pepino de mar) al pil pil
Agua de tomate, sardinas y pan tostado
Gamba roja, bogavante mediterráneo y caldo de cigalas
Perlón con su jugo 'amantecado'
Corazón marinado con salteado de calabacín
Ginet menorquín de melón
Queso de cabra de Ca'n Morey en texturas
Hojaldre con crema de vainilla y melocotones al vino tinto
 
93,50 euros

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por visitar Un hervor!