viernes, 23 de mayo de 2014

Gazpacho de cerezas



Es tiempo de cerezas, y el otro día probé las primeras en forma de un estupendo gazpacho de la mano de Benet Vicens, que en el Bistro Béns d’Avall del Club de Mar acompaña de bogavante, el cual me ha inspirado a la hora de ponerme con el post de esta semana.


Ese mismo día nos sirvió un pescado a la mallorquina, un plato que está en la lista de los que no me emocionan por un lado porque no soy admiradora de los guisos de pescado fuera de casa y por otro porque la protagonista era la merluza. Podéis llamarme tocanarices, pero creo que tengo motivos que lo justifican: el recuerdo de  esos años de comedor escolar en que se servía ultracongelada y, normalmente, rebozada de forma infame -algo que también parece pasarle a mi madre, por lo que no ha sido muy habitual en casa-.
La cuestión es que disfruté como un china, pues la merluza estaba en su punto y las verduras en su punto: ‘grenyals’ y de un verde que evidenciaba el mimo con la que fueron tratadas.



Este gazpacho de cerezas está buenísimo tal cual pero mientras lo probaba, pensaba en el buen tándem que haría con una buena gamba roja a la plancha. En esta ocasión, como tenía a mano unos langostinos cocidos decidí marcar unos cuantos para acompañarlo.



Para 4 personas
500g de cerezas
20g de pimiento blanco
1 cucharada de vinagre de vino
1 ramita de hierba de hinojo
½ taza de aceite de oliva virgen
2 cebollitas tiernas
Sal
½ taza de agua aproximadamente
8 langostinos cocidos

Lavamos las cerezas y les retiramos el rabo y el hueso. Disponemos en un bol con el vinagre, la sal y el aceite.
Retiramos las hojas exteriores de las cebollitas tiernas y cortamos en juliana. Ponemos en remojo.
Lavamos el pimiento, lo cortamos en juliana e introducimos en el vaso de la batidora junto a las cerezas  (el jugo de la marinada incluido) y la cebollita tierna, que habremos enjuagado y escurrido bien previamente. Añadimos la sal y la hierba de hinojo.
Batimos bien y pasamos por un colador de malla fina. A continuación, añadimos el agua hasta que consigamos la textura deseada, según lo prefiramos más o menos espeso.  Removemos enérgicamente o volvemos a batir.
Refrigeramos durante al menos 1 hora.
Pelamos los langostinos y ponemos una plancha a calentar a fuego vivo. Cuando esté bien caliente, las marcamos por ambos lados (un minuto aproximadamente).
Colocamos 2 langostinos en cada plato y vertemos el gazpacho.  


3 comentarios:

  1. Un plato de cuchara de sabor delicado, para preparar a menudo en tiempo de cerezas...

    ResponderEliminar
  2. Yo la llamaría Sopa de cerezas con langostinos! Existe el prejuicio de que la SOPA es algo menor y se cambia por gazpacho...pero buena y la haré cuando tenga cerezas maduras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, José María! gracias por la visita a Un hervor.
      Indudablemente se podría llamar sopa fría, pero teniendo en cuenta que tanto la preparación como los ingredientes son similares al gazpacho no me parece que esté ninguneando a la sopa, en el fondo el gazpacho es una clase de sopa...
      En fin, espero que la pruebes y sopa o gazpacho de cerezas te salgan bien.
      ¡Saludos!

      Eliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!