lunes, 2 de diciembre de 2013

Alubias con setas shiitake



Estuve en Guadalajara, concretamente en Cogolludo, visitando las bodegas Río Negro donde nos obsequiaron con una comida estupenda que comenzó con una sopa de níscalos con patatas ideal para recuperar el calor corporal perdido al contacto con el aire gélido del norte.
Regresando, en el avión, visualicé cómo se fusionaban unas shiitake y medio bote de alubias que tenía en la nevera hasta conformar una sopita espesa tan reconfortante como la que había probado en las bodegas.




Además, cuando corregí el punto de sal al final de la cocción, lo hice con la Flor de Sal Es Trenc Boletus, que le dio un toque más otoñal. Os recomiendo probarla con unos buenos huevos fritos, es entonces cuando más disfrutas todos los matices de esta sal condimentada con cuya venta de cada bote durante los próximos 2 años se donaran 0,50 céntimos de euro a la fundación Asnimo, que apoya a personas con Síndrome de Down.









Para 2 personas
230g de alubias cocidas
200g de shiitake fresco o y hidratado
½ cebolla
1 tomate de pera
5 gramos de jengibre fresco
15g de almendras
½ taza de agua
sal

 
Picamos la cebolla fina, salamos, y la pochamos en una cazuela con 1 cucharada de aceite a fuego medio y removiendo a menudo.
Entre tanto, pelamos el tomate y lo picamos. Cuando la cebolla esté ya blandita, la acumulamos en un lado de la cazuela y en el espacio vacío que queda introducimos el tomate, tras ese pequeño primer contacto con el aceite caliente y cuando empiece a borbotonear un poquito, lo mezclamos con la cebolla y sofreímos hasta que estén los dos ingredientes integrados, sin olvidarnos remover.
Limpiamos con una servilleta de papel los posibles restos de tierra que puedan tener las setas –aunque suelen venir bastante limpias- y las troceamos en cuartos si son muy grandes o a mitades.
Agregamos las shiitake al sofrito y pochamos.
Mientras, enjuagamos las alubias y las añadimos a la cazuela añadimos la media taza de agua y removemos y dejamos cocer a fuego medio.
Tostamos las almendras en una sartén. Pelamos esos 5 gramos de jengibre y los majamos en el mortero junto con las almendras hasta que quede bien machacado.
Cuando la sopa rompa a hervir, agregamos la picada y cocemos unos 20 minutos a fuego lento.

 

1 comentario:

  1. Uhmmmm Lydia, con esto fríos estos platos de cuchara son inigualables y este que has preparado está maravilloso!! Tienes un blog estupendo, por aquí me quedo!! Bss

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!