jueves, 23 de mayo de 2013

Món de cuines al barri, una gran iniciativa





Cuando vivía en Barcelona, la capacidad de los vecinos del barrio de Gràcia de reunirse, ponerse de acuerdo y trabajar durante meses para decorar sus calles con motivo de las fiestas, despertaba en mi cierta envidia. Y no hablo de recaudar simplemente fondos y luego compartir horas de cervecitas y divertimento, no. Hablo de horas para decidir una temática y horas y más horas recopilando materiales insospechados, recortando, cosiendo y pegando, ya que en Gràcia, las decoraciones corren a cargo de las manitas de cada vecino y en su mayoría proceden del reciclaje.

Pues bien, el sentimiento fue parecido el sábado pasado en Palma, cuando fui a “Un món de cuines al barri”,  convocado por la Associació de Veïnats Canamunt, en el casco viejo.



 
Allí me encontré a un buen número de personas jóvenes, comprometidas con el entorno en el que viven y con ganas de trabajar e implicarse en la medida que pueden, esta vez para recaudar fondos para Aliments en xarxa, un programa del Ajuntament de Palma de distribución de alimentos a las familias por los barrios de Palma en colaboración con entidades y asociaciones, de la que son usuarios algunos de sus propios vecinos.


Cocinaron ellos mismos y cocinaron también muchos de los beneficiarios de ese servicio, incluso los trabajadores del centro de salud prepararon algún plato.


Se pudieron probar especialidades de Nigeria, Senegal, Colombia, Bolivia, Bulgaria, Marruecos… y mallorquinas por 1 €.
Empanadas de aquí y de allá; bastilla de pescado marroquí; paella senegalesa; chicha –un caldo-, pollo picante de Bolivia; pan pita y Banisa de Bulgaria; papas rellenas de Cuba; pastelón de plátano dominicano… y un largo etc.
El plato que enamoró a primera vista a la mayoría fue lo que parecía un arroz a la cubana -por los huevos y el plátano fritos- pero que resultó ser un Majadito, también con arroz, pero mezclado con carne mechada.
Yo, como soy super fan de los ajís, me fui directa a por una empanada colombiana.

Su compromiso no queda ahí, ya que siguen colaborando con Aliments en xarxa todo el año, reuniéndose los viernes por la tarde en el Centre Flassaders para  aportar, recibir y/o preparar las cestas de alimentos antes de repartirlas.

 

 

2 comentarios:

  1. me parece una iniciativa muy bonita, gracias por compartirlo,
    besitos y feliz fin de semana
    Silvia

    ResponderEliminar
  2. Hola Silvia,

    pues sí son actividades sencillas, sin grandes presupuestos, pero precisamente por ello emanan un aura especial.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!