jueves, 25 de abril de 2013

Ensalada tibia de céleri rave y mollejas



Con los calores que empiezan –hoy no es muy buen ejemplo, lo sé- el cuerpo pide cositas fresquitas, pero también tiende a mostrarse cansado de lechuga, lechuga, brotes y más lechuga.
Pero no toda la responsabilidad tiene por qué recaer sobre ellas, a pesar de que hay todo un mundo por descubrir más allá de la romana y, ¡arg!, la iceberg, pudiendo echar mano de otros ingredientes también naturales - con ello quiero decir que no vienen dentro de un bote-   como la zanahoria, las alcachofas y los champiñones –aún hay quien no se termina de creer que se pueden comer crudos en fresco- o el céleri rave, que se traduciría como apio nabo, que es el ingrediente principal de esta ensalada.

 

Hace días que quería hablaros de un vinagre agridulce de naranja que compré un día de mercado en Artà, aunque el vinagre es de Fet aSóller y se comercializa bajo el nombre de Balsamorange. No es un vinagre aromatizado con naranja, ni mucho menos, sino un vinagre elaborado a partir de las naranjas de Sóller, con una acidez suave que me ha conquistado desde el primer momento.

El toque de color en la ensalada la da otro de mis ingredientes favoritos, la Flor de Sal d'Es Trenc, esta vez de remolacha y recién hecha, de un morado-fucsia alucinante.

Para 4 personas
250g de céleri rave (apio-nabo)
250g de mollejas de pollo hervidas
10g de jengibre
½ taza de nueces peladas
2 +  ½ cucharadas de aceite de oliva virgen
2 + ½ cucharadas de vinagre agridulce de naranja (pienso que se podría sustituir por una cucharada de vinagre de manzana y 2 de zumo de naranja)
Pimienta
Sal

 
Pelamos el céleri rave con la ayuda de un pelapatatas y lo rallamos. Lo reservamos en remojo con agua hasta la hora de servir.
También con el pelador, pelamos el jengibre y lo cortamos en tiritas muy finas.
En una sartén, ponemos dos cucharadas de aceite y el jengibre rallado a sofreír a fuego suave, removiendo de tanto en tanto. Cuando empiece a dorarse, subimos a fuego vivo y añadimos las mollejas. Mezclamos con el jengibre, ponemos sal y pimienta al gusto y, cuando las mollejas empiecen a dorarse también, regamos con las dos cucharadas de vinagre de naranja.
Escurrimos bien el céleri rave, lo colocamos sobre el plato de servir y aliñamos con media cucharada de aceite (las mollejas aportarán el resto) y de vinagre de naranja, siempre que lo consideremos necesario, una pizca de sal y mezclamos bien.
Finalmente, agregamos las mollejas, aún calientes y las nueces.

¡Bon profit!

1 comentario:

  1. Me encanta descubrir ingredientes nuevos que ayuden a aportar sabores diferentes sutilmente, así que muchas gracias!

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!