miércoles, 9 de enero de 2013

Ensalada tailandesa de pulpo



Resulta que España es uno de los países de más alto consumo de pescado de Europa y, contra todo pronóstico, los expertos ahora dicen que deberíamos reducirlo, ya que el pescado –sobre todo el atún y el pez espada- contienen mucho mercurio… me suena a la historia de los huevos ¡no más de dos a la semana! Es la frase con la que hemos crecido algunos. Hace no mucho, decían que era leyenda urbana y que se podía tomar uno diario… ¡que aburrimiento, por Dios!
Mucho más tranquila al saber que el pulpo –al igual que las sardinas- tiene unos niveles muy bajos del temido mineral, me puse manos a la obra para preparar esta ensalada tailandesa de pulpo, uno de los platos con los que me han dado la bienvenida de vuelta a casa, a mi isla querida.
Como veréis, uno de los ingredientes es la hierba limón, lemon grass o citronella. Hoy día no es muy complicado conseguirla fresca - o congelada- en mercados y supermercados asiáticos pero, a veces, uno confía en tener cosas dentro de la nevera que parecen haberse evaporado sin más.
Es por eso que, en esta ocasión, utilizo hierba limón liofilizada, una de esas cosas por las que a veces merece la pena estar suscrito al newsletter de Lidl. A diferencia de las habituales hierbas secas, a mi me parece muy fragante y aromática, igual que el jengibre que compré el mismo día.
Nada que ver con esos tubos que venden en los refrigerados con cilantro, jengibre o ajo. Y sí, digo “con” porque entre tanto conservante y azúcar no le encuentro el sabor que debería por ninguna parte.

 

Para 2 personas
270g de pulpo cocido (yo he utilizado la parte media de los tentáculos)
35g de cebolla tierna (una cebolla pequeñita)
Las hojas de 2 ramas de cilantro
1 cucharadita de café de hierba limón liofilizada (o media rama)
1 lima
2 cucharadas de aceite de oliva
Guindilla al gusto
Sal

Pelamos la cebolla y la picamos fina. La ponemos en remojo en un bol.Cortamos el pulpo a rodajitas como si fuera para comer a la gallega. Lo disponemos en un bol.
Lavamos bien la lima y rallamos la piel, de forma superficial, evitando el blanco para que no amargue. Añadimos al pulpo y exprimimos el zumo sobre el pulpo.
Aliñamos con el aceite de oliva y salamos al gusto.
Cortamos unas anillitas de la guindilla, las picamos y agregamos al pulpo junto con la hierba limón.
Lavamos y picamos el cilantro. Escurrimos bien la cebolla y mezclamos con la ensalada.
Servimos a temperatura ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por visitar Un hervor!