miércoles, 10 de octubre de 2012

Ensalada de alcachofas tiernas con jamón de pato



Durante mi visita al mercado de Carcassonne mi madre no pudo resistirse a comprar un manojo de alcachofas, sobre todo después de que mi tía Fina le dijera que era muy típico de la región de l’Aude comerlas en ensalada con hígado seco.



A mí me dejó un par en la nevera, así que decidí prepararlas en ensalada y acompañarlas con unas lonchitas del jamón de pato que compramos también allí, aunque la próxima vez intentaré hacerme con un poco de ese hígado seco para probar la combinación.




Aquí en Barcelona, aún es temprano para la alcachofa, cuya recolección empieza en noviembre, pero si encontráis alguna bien tiernita y prieta os lo recomiendo.


Para 2 personas
4 alcachofas pequeñas bien tiernas
12 lonchas de jamón de pato
1 limón
Sal
Pimienta negra recién molida
Aceite de oliva

En primer lugar, cortamos el troncho (no hace falta que sea a ras del capullo) y retiramos las hojas del exterior, que serán las más viejas, hasta toparnos con las más tiernitas.
Cortamos la corona de la alcachofa, es decir la parte de las hojas que no es carnosa.
Cortamos por la mitad y, con la ayuda de la punta de un cuchillo, retiramos la pelusilla –en caso de que la tenga-.
Rápidamente, las sumergimos en un cuenco con agua, el zumo de medio limón y la cáscara del mismo.
En un bol, exprimimos el medio limón restante y mezclamos con aceite de oliva, sal y pimienta al gusto.
Poco antes de servir, escurrimos las alcachofas y las laminamos con el cuchillo.
Metemos las láminas de alcachofa en el bol y empapamos bien en el aliño.
Las servimos bien directamente en ese bol, con el jamón de pato aparte, o en platos individuales.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por visitar Un hervor!