lunes, 15 de octubre de 2012

Cookies de calabaza y chocolate




¿Cookies o galletas?
Soy la primera defensora de que si hay una palabra en castellano no hay motivo para utilizar el modo anglosajón o francés, pero también reconozco que hay cosas que, aunque lo parezca, se ajustan más en la lengua original.
Así, cookie para mí no se refiere a cualquier galleta, sino a la galleta de estilo americano con trocitos de chocolate y que puede ser blanda o crujiente, por lo mismo que un cupcake no es una magdalena, no solo por su composición, sino también por su acabado o un macaron no es una galleta rellena.
Al decidirme a hacer estos cookies de calabaza, mi primer reto era conseguir que fueran crujientes, pues las recetas que encontré daban como resultado un cookie blando, por la humedad de la calabaza.
Para conseguir mi objetivo, lo primero que hice fue hornear la calabaza y escurrirla concienzudamente después para restar humedad (reservando el jugo para una sopita o crema) y hornear a baja temperatura pero por un tiempo más prolongado.



En la primera prueba,  los cookies resultaron crujientes por fuera, pero blanditos por dentro, aunque, eso sí, muy buenos. La segunda hornada  con una cocción más larga, quedó con el punto deseado de crujiente, pero he de decir que en el fondo me gustaron más las primeras.
En ambos casos, considero que los cookies estaban increíbles al poco de hornearlos, pero pasado un día y, a pesar de tenerlos en una caja cerrada,  habían perdido un poco de textura, aunque no sabor.
Si no se van a comer tantas galletas, la masa se puede congelar y tener lista para hornear cuando se desee.



Este mes me he animado a participar en la Recepta del 15, una asignatura pendiente desde hace tiempo, y que esta vez propone la calabaza como protagonista, así que si os gusta este ingrediente, encontraréis más propuestas de otros blogs.

Para 42 galletas

La calabaza asada

500g de calabaza (aproximadamente)

En primer lugar asamos la calabaza, con piel y todo, en el horno, a 150˚ durante 1 hora aproximadamente, o hasta que al pinchar esté bien blanda.
Con ayuda de una cuchara, retiramos las semillas y extraemos la pulpa. La ponemos sobre un colador o tamiz de agujero fino y presionamos suavemente para extraer el máximo de agua posible. Quedará a la mitad del volumen inicial.


Los cookies

1 taza  (110g aprox.) de mantequilla a temperatura ambiente (unas 4 horas mínimo fuera de la nevera)
1 taza de azúcar
1 huevo
1 taza (215g) de calabaza asada escurrida
1 vaina de vainilla
2 ½ tazas (280g) de harina
1 cucharadita de impulsor (levadura rápida)
1 cucharadita de sal
½ taza de chocolate de cobertura troceado o en chips

Precalentamos el horno a 150˚.
En un recipiente, batimos el azúcar con la mantequilla hasta que forme una pomada y añadimos el huevo. Batimos hasta que quede bien ligado y agregamos la calabaza y las semillas que habremos rascado del interior de la vaina de vainilla.
A continuación, vamos añadiendo la harina poco a poco y, antes de la última adición, sumamos el impulsor y la sal.
Por último agregamos los trozos de chocolate y mezclamos bien.
Colocamos en una bandeja una hoja de papel de horno o una esterilla de silicona.
Para hacer los cookies tenemos dos opciones:

Opción 1:   Con ayuda de dos cucharas vamos depositando bolitas del tamaño de una nuez que aplanaremos dando forma redondeada.

Opción 2: Esta es ideal si vamos a congelar la masa. Colocamos un papel film sobre la superficie de trabajo y colocamos la masa a lo largo, formando una tira y enrollamos el papel formando un cilindro. Refrigeramos durante unas horas (o congelamos). Cortamos rodajitas y colocamos sobre la bandeja de horno.

Horneamos a 150˚ durante 45 minutos si las queremos con blanditas con el exterior crujiente o a 140˚ durante 90 minutos si las preferimos totalmente crujientes. Enfriamos sobre una rejilla.
Ya sabemos que cada horno es un mundo, así que conviene vigilar la temperatura para que no se quemen por la base y corregir en consecuencia.


3 comentarios:

  1. Tenia en mente preparar cookies de calabaza para la receta del 15 pero al final elegí pan. Me gusta mucho como te han quedado y creo que me animaré a preparar una hornada de estas con menos tiempo de cocción para que queden blanditas. Mmmmm

    ResponderEliminar
  2. Hola Maria,

    A ver si te gustan, a mi aún me queda un poco del puré, así que a lo mejor me podría animar con el pan que tú propones, ¡Menuda pinta!

    saludos!

    ResponderEliminar
  3. Ala, que ricas! Tienen que quedar con un sabor espectacular
    Muchas gracias por participar!
    Besos
    Sandra

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!