viernes, 11 de noviembre de 2011

Brownie con pseudo-marmolado de castaña

Pin It




Hay quién ve en el 11 del 11 de 2011 un día especial. Ciertamente, puede que lo sea por las luces de San Martín, que se repiten cada año en esta fecha en la catedral de Palma o bien simplemente porque este año es #eldiadelbrownie.
El caso, es que desde el día de la convocatoria vía twitter, cientos de blogueros, tuiteros, facebookeros y resto de -eros hemos estado maquinando y dando vueltas sobre ingredientes, combinaciones y fórmulas con las que sorprender, aunque sea un poquito.



¿Y por qué tanto revuelo? Pues porque un brownie es proporcionalmente tan gustoso y placentero como el tamaño de la culpa que uno siente tras tremenda bomba calórica y porque, supongo, que si hubieran convocado el #diadelacremadecol no hubiera no hubiera sido tan motivador.
Aquí os dejo mi brownie con marmolado invertido de castaña. Invertido porque ha quedado abajo, claro. Al final del post iré añadiendo los enlaces al resto de brownies.



Brownie
125g de mantequilla
45g de cacao en polvo
2 huevos
250g de azúcar
60g de harina
1 cucharadita de levadura química
1 pizca de sal

Damos un golpe de calor a la mantequilla en el microondas, hasta que se deshaga. Agregamos el cacao y unimos bien removiendo enérgicamente.
Batimos los huevos con el azúcar hasta formar una pomada, momento en el que iremos agregando poco a poco la crema de cacao. Cuando está bien ligado, procedemos a añadir, poco a poco la harina y, por último la cucharadita de levadura y la pizquita de sal.


Mármol de castaña en almíbar
150g de castañas en almíbar
3 cucharadas del almíbar de las castañas
15g de mantequilla
1 huevo
1 cucharada de harina

Con las castañas y el almíbar aún caliente, las introducimos en el vaso de la batidora de brazo junto con la mantequilla y hacemos una crema basta –es decir con algún tropezón-. Batimos el huevo en un bol y le vamos añadiendo la pasta de castaña. Agregamos la cucharada de harina y mezclamos bien.


¡Al molde!
Ponemos tres cuartas partes de la masa del brownie en un molde –si no es de silicona, ¡no olvides engrasar!-. De forma desordenada, echamos la mezcla de castaña y por último el resto de la masa de brownie, en pequeñas cantidades, para propiciar el contraste.
Con una brocheta o un cuchillo formamos el marmoleado, introduciendo hasta la mitad -más o menos- y haciendo rayas o círculos, de forma que se arrastra la masa de un color hacia el terreno del contrario.
La masa de castaña tiende a ir hacia abajo, por lo que apreciaremos el dibujo a los lados en los cortes.
Introducimos en el horno precalentado a 180°-200° unos 30-49 minutos, según la potencia.
Estará listo cuando, al introducir un palillo en el centro éste salga limpio.
Dejar enfriar dentro del molde sobre una rejilla.


Por si no tenéis castañas en almíbar a mano…

Unas castañas en almíbar rápidas
250g de castañas
1 vaso de azúcar
1 vaso de agua
1 rama de canela
Piel de limón (sin el blanco)

Desprendemos la piel exterior de las castañas y las escaldamos durante unos 5 minutos en agua hirviendo con el fin de facilitarnos el quitar esa segunda piel.
En un cazo, mezclamos el agua con el azúcar y la ponemos al fuego junto con la canela y la piel de limón hasta que hierva. En ese momento, agregamos las castañas y bajamos el fuego a punto medio. Dejamos hervir dulcemente durante 1 hora.


Delicietas - Blondie de crema de queso
Con pan y vino – Brownie de calabaza 
Cocinar para dos - Brownie de pistacho y nueces







 



4 comentarios:

  1. Wow! Que gran delicia de brownie!!!! Y con castañas, vamos que no me lo pierdo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que pintaza mas buenaaaaaaa
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!