miércoles, 5 de octubre de 2011

Mouse de horchata con ídem de frambuesa y chocolate crujiente

Pin It




Con los calores estivales, el dulce apenas ha asomado por este blog (supongo que no hubiera sido el caso si hubiese conseguido la tan ansiada heladera…)
En casa somos víctimas de esa clase de arrebatos que conducen a comer lentejas durante tres días, no poder pasar un día sin una cucharada de helado de chocolate con cookies o, al llegar a casa sedientos, beber medio litro de horchata bien fría apenas sin respirar.
Como una es previsora, en mitad de esa fiebre, se ve cargando el carrito con litros y litros de horchata que, si bien, al principio, se consumen a un ritmo desenfrenado, a finales de agosto éste decae hasta encontrarte a fines de septiembre con un brick que caduca en octubre.
El año pasado se convirtió en un flan que, para qué engañarnos, ni por textura ni por sabor se merece repetición. Estaba bueno, pero el regustito terroso que dejan las chufas se hacía demasiado patente.
Para evitar precisamente esto, pensé que lo mejor era hacer un postre combinado para equilibrar. Me decanté por una mouse y –de paso-  aprovecharía unas frutas del bosque congeladas.



Buceé un poco por la red y la mayoría de recetas de mouse de horchata que encontré dejaban a la protagonista en tercer plano, pues también añadían nata y leche condensada en cantidades considerables, lo cual no me terminó de convencer y acabé yendo por libre. 
El resultado final fue un postre en el que ácido, dulce y amargo se acababan coincidiendo en una misma cucharada.


Aunque, como de costumbre, presento las preparaciones por separado y el montaje al final por ser un poco más clara, el proceso de preparado fue combinado. Así, mientras se enfriaba la mezcla de horchata, hice el mouse de frutas del bosque y lo metí en la nevera. De ese modo, para cuando estuvo lista la mouse de horchata ya había pasado el tiempo de cuajado.

Para 8 vasitos

Mouse de Horchata
250ml de horchata
90g de azúcar
2 yemas
3 claras
2 ½ hojas de gelatina

Ponemos la horchata en un cazo a calentar. Batimos en un bol las yemas con el azúcar hasta formar una pomada.
Hidratamos la gelatina en un recipiente con un dedito de agua.
Antes de que rompa a hervir la horchata, la vertemos en forma de hilillo sobre las yemas al tiempo que removemos bien –evitando que cuaje-.
Deshacemos la gelatina en agua tibia –yo la metí directamente medio minuto en el microondas-.
Cuando esté bien disuelta, verter sobre la mezcla de horchata, removemos bien y la echamos de nuevo en el cazo. Lo devolvemos al fuego, moderado. En este momento, debemos evitar a toda costa que rompa a hervir, así que hay que remover constantemente y estar muy pendientes de la temperatura. Lo tendremos unos 20 minutos. Apartamos del fuego y dejamos enfriar.
Batimos a punto de nieve las claras y mezclamos con la preparación anterior ya a temperatura ambiente con movimientos envolventes.

 Mouse de frutas del bosque

250g de frutas del bosque (en este caso descongeladas)
2 claras
2 hojas de gelatina
4 cucharadas de azúcar
Hidratamos las hojas de gelatina en un recipiente con un dedito de agua.
Metemos las frutas del bosque en el vaso americano y las trituramos hasta que quede un puré bien fino. Con ayuda de un colador, nos deshacemos de las pequeñas semillitas que puedan quedar.
Agregamos el azúcar al puré de frutas del bosque y removemos hasta que ésta se deshaga.
Ponemos en un bol dos cucharadas de agua tibia y deshacemos en ella la gelatina. A continuación, añadimos poco a poco el puré de frutas y mezclamos bien.
Subimos las claras a punto de nieve para después mezclar de forma envolvente con el puré de frutas.

La capa crujiente

100g de chocolate 85% cacao
Trocear ¾ partes del chocolate y rallar la cantidad restante. Fundir en el microondas en 3 intervalos de 40 segundos. Dar unas vueltas con una espátula de madera y añadir la ralladura, que se deshará con el calor del chocolate, al tiempo que empezará a templarlo.

El Montaje

Introducir 2 o tres cucharadas (depende del tamaño de la tarrina) del mouse de frutas del bosque –hacerlo con una manga pastelera ayuda a que el proceso sea más limpio- Meter en la nevera durante una hora.
Pasado ese tiempo, vertemos una fina capa de chocolate – yo me ayudé con el Decopen, pero con una cuchara y algo más de paciencia se sale adelante- y dejamos que solidifique fuera de la nevera.

Por último vertemos el mouse de horchata y conservamos en la nevera hasta el momento de consumir.

3 comentarios:

  1. hola me ha gustado mucho tu receta.. se ve muy bien..
    Saludos
    http://empezandoenlacocina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Gracias Bella, espero que te haya inspirado y que te animes a probarla algún día.

    Saludos,

    Lydia

    ResponderEliminar
  3. Holaa!! Acabo de encontrar tu blg y por aqui me quedo!! ;) Mira te traigo una super iniciativa a la que espero que te animes!! http://maitesweetfood.blogspot.com.es/2014/01/mi-cumple-y-propuesta-de-un-segundo.html Un besoo

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!