miércoles, 21 de septiembre de 2011

Un paseo por el mercado de Rijeka y unas pinceladas de comida croata


Como no podría ser de otra forma, cuando salgo de viaje, una de las visitas prioritarias suelen ser los mercados e, incluso los supermercados para ver qué hierve en otras ollas.
Así como en el mercado central de Zagreb, –característico por ser enteramente al aire libre- no sentí especial atracción, en el de Rijeka me atraparon no sólo los colores y la sencillez de los puestos, sino el tipo de mercado en sí.

    Mercado de Zagreb

Tres edificios de estilo neoclásico – lácteos, carnes y pescado de forma separada- y los puestos de fruta y verdura rodeando los edificios, conformando una especie de caos ordenado.



Había leído sobre los quesos de oveja del área de Rijeka, especialmente los de la isla de Krk, así que probé algunos, me quedé con uno con un toque de guindilla por ser el que menos regusto a leche tierna tenía, aunque, en el mismo puesto, me ofrecieron un semicurado con orégano muy gustoso.

Salir de un espacio cerrado, de olor intenso a queso y leche, contribuye que al cruzar la puerta una quede deslumbrada no sólo por los rayos del sol, sino también por los rojos de los pimientos, los morados casi eléctricos de las berenjenas y el olor dulzón de los racimos de uva (estuve recién iniciada la vendimia) Casi como un sorbo de agua entre vino y vino en una cata.

Los puestos que me encontré eran pequeños, coquetos, casi monoproducto, lo que daba sensación de venta de productos de proximidad. Las vendedoras de judías -pintas a un lado, verdes y por último unas blanquecinas- entre cliente y cliente, desgranaban las vainas para los menos pacientes en la cocina.








En el mercado de la carne el aroma a ahumado es el predominante: embutidos tiernos y curados, oreja de cerdo… y prst (jamón curado –que no serrano-)











 Pescados sencillos, de la zona extrafrescos: jureles, caballas, algún pulpo....
















Una cita ineludible.


Para acabar este post, unas pinceladas de lo que pude probar.
En Zagreb nos ofrecieron un menú a base de  Štrukli sa sirom –una especie de crep relleno de queso y gratinado-, Zagrebǎcki  odrezak –bistec empanado relleno de prst y queso acompañado con patatas gratinadas con smetana, una crema agria-.
Como el resto de mi viaje transcurrió por el área de Rijeka, nos ofrecieron otra especialidad de la zona: Šrurlice s gulǎsom –pasta muy fina en forma de canutillos con salsa de carne muy jugosa- y polenta.

En los platos mencionados, encontramos influencias austríacas e italianas, en el caso de los Ćevap –unas hamburguesitas en forma de salchicha- es una de las herencias dejadas por los turcos, servidas con un puré de pimiento rojo.

En cuanto a dulce, también cuentan con un amplio y goloso abanico, aunque a mí me cautivaron unas bolas rosadas rellenas de una suave crema de castaña.
Y beber, claro que bebimos. En la mesa, durante las comidas, nunca faltaban jarras de un vino blanco bien fresquito que duraba nada y menos en la copa – Žlahtina-. Me sorprendió en una curiosa bodega de Kastav que el vino joven lo ofrecían mezclado con agua con gas.

Tremendamente hospitalarios los croatas, no tardaban una milésima de segundo en “de la nada” montar un sarao a base de no parar de sacar botellas de grappa – “hecha por mi abuelo”, “hecha por mi hermano”...- normal, de ciruela o de miel –ésta última mi favorita, bien suave-, así como limoncello, también casero.

En fin, un viaje inolvidable que me permitió conocer a bellísimas personas como Izabela, Katarina, Marina, Martina o Paulo, entre muchos otros.




5 comentarios:

  1. Que delicia de colores. Nada como un mercado para perderse!

    ResponderEliminar
  2. aunque también es una tortura para quién no dispone de espacio en la maleta...

    ResponderEliminar
  3. Qué envidia Ly!!! lo que hubiera dado por estar allí contigo!!!! un post chulísimo. enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. A ver si cuela, y el próximo mercado lo hacemos juntas, mano a mano. Mientras, vamos a La Boquería (aquí te espero)

    ResponderEliminar
  5. Me encanta!!!! Las fotos chulisimas, hacen ganas de provarlo todo.. y eso que cuando estaba alli... solo veia colores!!! Haber si repites para el año que viene!!!! un bexitooooooooooooo

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!