miércoles, 24 de agosto de 2011

Bulgur con verduras aliñado con tomate y queso feta

Pin It



Como ya adelantaba en el post de la semana pasada, tras preparar el tartar de tomate y bacalao me quedó una buena ración de agua y semillas de tomate de la que me dio “no sé qué” deshacerme.
Por lo pronto, y sin más complicaciones, pensé en hacer un dip con unos dados de queso feta que tenía por la nevera y unas semillas de comino tostadas previamente.
A pesar de prever que tenía demasiado líquido, no quise desperdiciar nada, así que efectivamente quedó un poco más claro de lo que había pensado inicialmente, por lo que finalmente compuse un plato a medida para esta rica salsa (que pasadas 24h en la nevera queda cuajada).


Desde que mi tío Jose me describió un plato que hizo con unas berenjenas alargadas africanas que le trajo un amigo -que frió a rodajitas y acompañó con calabacín hervido con menta y tomate crudo- no dejé de pensar que con cuscús no estaría nada mal, así que me pareció una buena oportunidad para darle una vuelta a ese plato.
El resultado fue esta ensalada de bulgur con verduras y salsa de feta. Un plato ligero en el que los calabacines están cocinados al vapor con menta y la berenjena salteada con muy poco aceite y cebolleta.
El bulgur es un ingrediente muy común en Oriente Medio y Norte de África, aquí lo encontramos sin problemas en establecimientos de dietética y alimentos ecológicos, así que aprovecho para dedicar esta receta a mi amiga Marina, que ha iniciado una aventura empresarial con Sa Bioteca (c/arxiduc lluis salvador, 70, Palma)



Para 2 personas
230g de Pepitas y agua de tomate –sustituible por tomate pelado-
120g Queso feta
1 cucharadita de semillas de comino
1 ½ cucharada de aceite de oliva
1 calabacín
1 berenjena
2 ramas de menta
½ cebolleta
1 vaso de bulgur
Sal

Cortamos a dados la berenjena y el calabacín y, por separado, los salamos generosamente y ponemos en un escurridor para que expulsen el agüilla amarga –mínimo 20 minutos-.
En una sartén ponemos a tostar las semillas de comino. Dejarlas enfriar.
Ponemos en el vaso de la batidora de brazo el tomate, el queso, media cucharada de aceite y las semillas de comino y batimos hasta que quede una salsa fina sin rastro de los cominos. Guardamos en la nevera.
Enjuagamos bien el calabacín y lo ponemos a cocer a vapor con la menta durante 15 minutos –yo lo hice en un estuche de silicona en el horno, en vaporera al fuego quizás unos 10 minutos con el agua ya hirviendo puede que baste-.
Enjuagar la berenjena. Poner 1 cucharada de aceite de oliva a calentar en un wok o sartén. Cuando esté caliente echar la berenjena y saltear. A los 5 minutos añadir la cebolleta y, cuando la berenjena esté tierna, apagar.
Dejar que ambos ingredientes se atemperen.
Poner en un cazo 1 vaso de bulgur con dos vasos de agua y una pizca de sal. Tapar y poner a fuego vivo. Cuando empieza a hervir, bajar el fuego y sacudir un poco en horizontal –sin destapar- el contenido. Pasados 5 minutos, apagar y dejar tapado por otros 5 minutos. Destapar y remover para separar el grano y dejar enfriar.
Si lo queremos templado, podemos servir ya el bulgur con las verduras y salsa al gusto, si no basta con prepararlo con antelación para que pierda completamente el calor.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por visitar Un hervor!