viernes, 3 de junio de 2011

Coquitas tibias de tomate con boquerones y bloc de sus huevas

Pin It



Cuando toca limpiar boquerones ya da igual ponerse por 100g que por 1k, así que, sin pensar demasiado, tiro por lo alto, aunque después tenga que pasarme una semana con la dieta del boquerón.

De este modo, además de boquerones aderezados con aceite, ajo y perejil, surgen mil y un montaditos con combinaciones irrepetibles, porque dependen de lo que en ese momento pulula por mi nevera.
Hace unos años en el restaurante Hofman tuve la oportunidad de probar una coca de tomate con sardinas que enamoraba al paladar y a la vista –tanto que, a pesar de haber pasado largo tiempo, aún la recuerdo- y de tanto en tanto la recreo con resultados como el que sigue.

Para 4 coquitas

Los boquerones

8 boquerones
Vinagre de manzana
Sal

Retiramos la tripa y reservamos las huevas o lechas –si las tienen-. Desespinamos los boquerones y suavemente les pasamos un agua. Escurrimos bien. Colocamos en un recipiente, salamos y cubrimos con vinagre de manzana. Dejamos reposar unas horas antes de consumir.

El bloc


Las lechas y huevas de 1 kg de boquerones
Sal y pimienta

Limpiamos las huevas y las lechas, asegurándonos que no quede ningún resto de tripa. Sí es un trabajo un poco tedioso, pero es lo que hay.
Salpimentamos e introducimos en un molde de silicona, por ejemplo de magdalena. Introducimos en el microondas a temperatura mínima y cocinamos en 3 secuencias de 40 segundos con 1 minuto de reposo entre cada una de ellas. Dejamos enfriar y desmoldamos.

La cubierta

2 tomates de pera maduros
½ cebolleta
Sal

Pelamos los tomates y cortamos en cubitos. Pelamos la media cebolleta y cortamos en juliana. Salamos y removemos.

La masa

¼ de taza de agua
¼ de taza de aceite de oliva
1 pizca de sal
Harina de fuerza
5 hojas de salvia cortadas a tiras


Precalentamos el horno a 200º. Ponemos en un lebrillo el agua y el aceite junto con la sal y las hojas de salvia. Comenzamos a agregar la harina al tiempo que removemos con un tenedor –mejor de madera-. En el momento en que se forme una pelota que no resulte pegajosa no añadiremos más.
Dividimos en 4 pelotitas. Engrasamos 4 moldes de tartaleta. Extendemos procurando que quede un borde generoso.
Horneamos hasta que esté dorado. Y, en caliente, colocamos el tomate y cebolleta y volvemos a introducir por 10 minutos en el horno.

El montaje

Aceite de oliva virgen
Brotes de rabanito

Escurrimos los boquerones del exceso de vinagre y colocamos 6 lomos en cada coquita, recién salida del horno. Podemos regar con un tímido chorrito de aceite –si tenemos un spray, mejor-. Cortamos en 4 rodajitas el bloc de huevas y lechas y las colocamos sobre los boquerones. Chispeamos con los brotes, un toque picantito y crujiente extra.
Lo servimos enseguida, aún tibio, aunque a temperatura ambiente también están muy buenas.





2 comentarios:

  1. Me ha encantado esta tosta de boquerones, es muy original y se ve muy crujiente, con los boquerones en su punto!

    Sobre la coca de hofmann, tuve la oportunidad de hacerla cuando estudié allí y yo tb a veces la hago, y cada vez que vamos a cenar (una vez por cambio de carta) nos la pedimos entre mis padres y yo para compartir antes de los platos, es que es sensacional!!

    Un besoo

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Anniki! ¡qué suerte estudiar en la escuela Hofmann! A mí las cocas me gustan de todos los colores y sabores...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!