lunes, 23 de mayo de 2011

Dorada con habitas tiernas y setas en papillote



Después de haber invertido un esfuerzo considerable entre los fogones, una saborea y paladea con gran deleite, en gran parte por el éxito conseguido. Pero es curioso, esas otras tantas veces que conseguimos el mismo grado de placer con platos que no nos llevan más trabajo o complicación que dar con un simple aliño o un punto de cocción.

Y no por ello tenemos menos mérito. Cuando la semana pasada me hice con sendas doradas, no tenía claro cómo las iba a preparar, sólo que necesitaba algo sencillo y ligero. Como 1+1 suele ser = a papillote, tenía los dos pescaditos colocados en mi estuche de silicona y -no voy a ocultarlo- a golpe de congelador- me acabé "emperegilando" un plato de lamerse los bigotes.

Para 2 personas
2 doradas de ración
1 taza de habitas tiernas congeladas
1/2 taza de setas variadas congeladas
2 rodajas de limón cortadas por la mitad
Hierbabuena
1 hilillo de aceite de oliva virgen
Sal

Poner a calentar el horno a 200º. Colocar las doradas sin tripas en estuche de silicona o sobre el papel de aluminio. Rellenar la tripa con abundante hierbabuena y las rodajas del limón. Colocar alrededor las habitas y las setas (no importa descongelar), regarlas con el hilillo de aceite y una pizquita de sal. Cerrar el estuche o sellar el papel de aluminio para que no salga nada de aire, e introducir en el horno aproximadamente por 25 minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por visitar Un hervor!