sábado, 2 de abril de 2011

Fresones con nata y coulis de fresón con romero

Pin It




Cuando era pequeña no me gustaban las fresas y punto. Ahora técnicamente siguen sin gustarme pero, cuando llega la temporada, me frustra tanto el hecho de no comer algo tan bonito y apetecible a la vista que las compro y, tras un proceso de enmascarado profundo a base de marinamiento y nata –mucha nata por favor-, acabo comiendo fresones y, lo más importante, los disfruto.
Por cierto, antes se distinguía entre fresas y fresones –unas pequeñitas, los otros grandes-. Ahora, aunque sean del tamaño de una patata y ácidos hasta achinarte los ojos, los siguen vendiendo como fresas.
Este año me he retrasado un poco pero, después de leer la propuesta de La Parroquia 2.0From Lepe to Pekín, y de que mi madre me relatara el postre que hizo la semana pasada, ya no podía esperar más.

Para 4 personas
El Bizcocho de frambuesa


1 yogur de frambuesa
1 vasito del yogur de azúcar
1 vasito del yogur de aceite de oliva
2 vasitos del yogur de harina
½ sobre de levadura
2 huevos

Precalentamos el horno. Batimos bien los huevos en un bol. Añadimos el yogur y el azúcar. Seguimos batiendo hasta formar una crema homogénea. Agregamos el aceite y, poco a poco la harina mientras removemos. Por último ponemos la levadura y lo volcamos sobre el molde. Lo horneamos unos 20 minutos a temperatura media y dejamos enfriar.
Este bizcocho es más grande de lo que se requiere para acompañar las fresas, pero tendremos para el desayuno…

Los fresones
250g de fresones
2 naranjas
5 clavos de olor
4 cucharadas soperas de azúcar

Lavar bien los fresones y quitarles el rabito. Filetearlas en rodajitas de unos 4 mm. Ponerlas en un bol y marinarlas con el zumo de las naranjas, el azúcar y los clavos de olor durante unas dos horas como mínimo.

El coulis de fresones y romero
5 cucharadas de fresones marinados
El zumo de la marinada
1 hoja de gelatina
3 cucharadas de azúcar
Romero

Ponemos la hoja de gelatina en un poco de agua para que se hidrate.
Pasamos por la batidora de brazo los fresones con el zumo, comprobando que no se nos cuela ningún clavo de olor. Pasamos por un colador de malla fina. Ponemos un cazo a fuego medio con la crema resultante, el azúcar y unas hojas de romero. Lo mantenemos en el fuego durante unos 15 minutos y agregamos la gelatina. Cuando se haya diluido completamente, volvemos a pasar por el colador para eliminar las hojitas de romero. Dejamos enfriar.

La nata montada
200g de nata para montar
3 cucharadas de azúcar

Poner la nata bien fría en la batidora y batir con las varillas. Cuando tome un poco de espesor, empezar a añadir el azúcar cucharada a cucharada. Cuando forme picos estará lista.
El montaje

Ponemos el coulis en un vaso, y batimos con el batidor de capuccino para que coja aire.
Cortamos unas rodajitas del bizcocho de unos 3 mm de ancho y las colocamos como base. Encima ponemos unos fresones –mejor bien escurridos- y, sobre éstas, una capa de nata montada. Repetimos la operación una segunda vez. Sobre la última capa de nata ponemos el coulis. Para rematar unos chips de caramelo crujiente.



1 comentario:

  1. Juer, vaya pintaza tiene esto.... Digno de los mejores restaurantes oigan jeje. Pues eso que te ha quedado de muerte. Si te sobra un poco mándalo a Zaragoza, ok???
    Besicos

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!