viernes, 8 de abril de 2011

Coca de espinacas y alcachofas

Pin It



Es temporada de alcachofas, y eso se nota en las fruterías, ya que lucen verdes y prietas recién llegadas del Prat (para los que vivimos en Barcelona), lo cual se nota al abrirlas, ya que no encontramos rastro de pelusilla en su corazón.
No requieren de grandes preparaciones: hervidas y aliñadas con un poquito de aceite de oliva virgen y vinagre, o al horno -y dipeando hoja a hoja en una vinagreta son fabulosas-, en tortilla con unos ajetes...
Como es viernes y, no se por qué, parece un día apropiado para cenar de forma más relajada e informal - o lo que es lo mismo, sin cubiertos- os dejo una coca de espinacas y alcachofas. Un Plato fácil, rápido y muy agradecido, sea de aperitivo o como plato único.

La cobertura

3 alcachofas
300g de espinacas
3 ajos tiernos
30g de hojas de perejil (quitados ya los tronchos)
1 cebolla
Pimentón dulce
Pimienta negra
Aceite de oliva
Sal


Retiramos las hojas exteriores -por tanto las más bastas y fibrosas- de las alcachofas, pelamos el troncho, cortamos las puntas y las desechamos. Las cortamos por la mitad, y luego en láminas gruesas (unas 5 cada mitad).
Retiramos las capas exteriores de los ajos tiernos, hasta que salgan las hojas más tiernas. Hacemos un corte a lo largo y los lavamos bien para que no haya tierra. Cortamos en aros mas bien bastos.
Ponemos una sartén en el fuego moderado con 2 cucharadas de aceite de oliva, cuando esté caliente tiramos los ajos tiernos y la alcachofa. Salamos y lo salteamos durante unos 10 minutos. Apagamos y reservamos.
Lavamos bien y retiramos todos los tronchos de las espinacas y, enteras, las colocamos en una ensaladera. Pelamos y cortamos a medias lunas la cebolla y la añadimos a las espinacas, al igual que hojas del perejil, una vez lavadas y picadas. Aliñar con aceite y vinagre, sal pimentón y pimienta negra al gusto y mezclar bien.

La masa

1 tacita de café de agua
1 tacita de cafe de aceite de oliva
Harina
Sal

Encendemos el horno a 200º. Poner en un bol el aceite, el agua y una buena pizca de sal. Ir añadiendo harina poco a poco mientras removemos con un tenedor de madera. Pararemos de agregar harina cuando la masa no se pegue en el tenedor. Es fácil pasarse poniendo harina, lo cual convertiría nuestra masa en un ladrillo, por lo que en esta operación conviene ir con tiento y ponerla de poca cantidad en poca cantidad, pues la absorbe facilmente.
Untamos de aceite la lata o bandeja para hornear y extendemos la masa utilizando las yemas de los dedos. A mí me gusta muy fina, pero también con mucha cobertura, lo cual obliga a comerla recién hecha o a hacer algun malabarismo a la hora de comerla, así que si es para una fiesta o para prepararla con muchas horas de antelación recomiendo darle un poco de grosor -5 mm como mucho-.
Horneamos las masa durante unos 15 minutos o hasta que coja un color doradito. Extaemos del horno y colocamos la mezcla de espinacas, procurando escurrir bien el aliño. Una vez bien repartida, colocamos encima las alcachofas con los ajos tiernos. A primera vista parece que hay demasiada verdura, pero hemos de tener en cuenta que al cocinarse, mengua.
Introducimos en el horno a 180º unos 15-20 minutos.
Se puede comer tanto templada como fría. Si le añadimos un hilito de aceite de oliva virgen -con un nebulizador queda mejor aún- gana jugosidad y, para los que se atreven con todo un poco de tabasco también.



2 comentarios:

¡Gracias por visitar Un hervor!