jueves, 24 de marzo de 2011

Crema dulcipicante de calabaza

Pin It



Soy muy de sopitas y caldos, pero no tanto de cremas-purés-muselinas… La excepción es la crema de calabaza, que suele colarse de vez en cuando en mis cenas. Sé que una receta muy manida por su bajo precio y su sencillez, pero encuentro que puede ser muy versátil a su vez.

Normalmente la hago estilo rápido y ligero: cebolla y la calabaza rehogada, con un poco de agua o caldo. Sin quesitos, natas ni más aditivo que algún picatoste o salaet (palito de pan con sal) machacado y algo de estragón o hierbabuena.
Ayer le añadí un poco de crema de coco al final de la cocción y, ya servida, unos copos de cebolla frita estilo sueco (o sea, la de Ikea) y un poco de Shichimi Togarashi (Siete Especias japonés: guindilla, piel de naranja tostada, sésamo negro y amarillo, jengibre, algas y pimienta japonesa). El resultado: una crema dulcipicante de calabaza, apta también para veganos.

Para dos personas:

250g de calabaza
2 zanahoria
2 cebollas pequeñas
10g de crema de coco
2 cucharadas de aceite de oliva
Cebolla frita deshidratada para espolvorear
Shichimi Togarashi
Sal


Pelamos y troceamos la cebolla. Ponemos las dos cucharadas de aceite a calentar en una cazuela a fuego medio y añadimos la cebolla. Pelamos la zanahoria y la troceamos. La agregamos a la cebolla. Vamos removiendo de cuando en cuando para que no se queme la cebolla. Añadimos sal al gusto. Mientras se va pochando la cebolla y la zanahoria, pelamos la calabaza y le retiramos las semillas. La cortamos a trozos o cubos sin demasiados remilgos y, cuando están todos, lo añadimos a la cazuela con el resto de ingredientes y mezclamos.
Terminamos de rehogar durante unos 10 minutos y agregamos agua fría hasta que cubra bien todo el contenido de la cazuela. Tapamos y dejamos hervir unos 20 minutos o hasta que ya esté la calabaza bien tierna.
Trituramos con el vaso americano o con pasapurés fino -si deseamos un resultado sedoso-, con la batidora de brazo si nos gustan los purés más bastos.
Cuando calentemos para comer, añadimos la crema de coco, removemos para que se integre bien y cuando comience a ronronear, servimos.
Una vez en el plato, espolvoreamos con la cebolla y el Shichimi Togarashi, teniendo en cuenta que es bastante picante.

2 comentarios:

  1. Que buena pinta tiene!!!!
    A mi me encanta ponerle a la crema de calabaza un toquecito de genjibre. Queda super rica.
    Besicos

    ResponderEliminar
  2. que buena pinta tiene!!!!! me quedo de seguidora y te dejo mi blog por si te apetece pasar 123acomer.blogspot.com

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar Un hervor!