domingo, 13 de febrero de 2011

Sabores para el recuerdo


Hace ya casi un año que visité Gijón. Coincidió con aquella semana en que no dejó de llover ni un día. Fuí a visitar el Mercado del Sur, puede que no sea el mercado más vistoso en el que estado, pero conserva la esencia de los mercados de toda la vida, esa que algunas reformas no saben captar dejándolos sin personalidad. Llamaban la atención los puestos con incontables variedades de fabes y, cómo no, los de pescado y marisco. Embelesada me paré ante uno en el que se veían cestos cuajados de percebes y tanques llenos de andaricas (nécoras), bogavantes -ajetreados y ajenos a su futuro más inmediato- y unos bichillos que no había visto nunca y que resultaron ser santiaguiños. El precio superaba  los 100 euros el kg, pero sentí el deseo irrefrenable de probarlos, así que le pregunté a la pescadera dónde podría catarlos “con garantías”. Amablemente me dio una tarjeta de una marisquería, Marinamar, la cual me dijo era de su propiedad. Confieso que inicialmente sentí desconfianza, pero viendo la materia prima que tenía decidimos probar. Y aún puedo recordar, es más, paladear los sabores y sensaciones que allí percibí.

Y no sólo por los platos, sino por el entusiasmo de José Pereira y su mujer, Carmen Fernández. Él que empezó como percebeiro, y que ahora regenta el puesto en el mercado y el restaurante que no ha cumplido dos años. Es decir, del mar a la mesa.
Y del puesto a seguir trabajando ya que, a las 3, una vez acabada su labor en el mercado, llegó al restaurante.
Al llegar, sólo sabía que quería probar los santiaguiños -aunque temor tenía a la factura- en la vitrina había ostras, nécoras, bogavantes… Aunque Marinamar también es restaurante a la carta, decidimos quedarnos en la parte de bar, donde había propuestas muy atractivas, como la ración de percebes + copa de albariño por 9 euros o un bogavante también con copa por 19,90 euros.
Una vez pedidos los santiaguiños, unas ostras rugosas y unas nécoras, vi en la carta las fabes con almejes.
No soy nada amiga de los guisos con bivalvos, pues considero que dan un sabor muy fuerte y me gustan muy poco hechos. Así que, después de mucho dudar, pregunté si podían servirme media ración (no podía irme de Asturies sin probar uno de sus platos insignia). Bien he de decir que me arrepentí… pero de pedir sólo media. Las almejas estaban en su punto, al igual que las fabes melosas, pero no harinosas.
Los santiaguiños no decepcionaron, de sabor más marino que el langostino, carne de textura más suave que el bogavante.
¡Una pena que Gijón no me pille nada cerca!
2 ostras rugosas
2 santiaguiños
2 andaricas extra
Ración de percebes
½ ración de fabes con almejes
+vino albariño y café
Por 49,80 euros

Marinamar
tel. 984 190 648

Calle del Marqués de Casa Valdés, 23

Gijón





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por visitar Un hervor!